EL TIEMPO CIRCULAR

“Las hojas bailaban verdes, centelleantes. Sentí que esto era el verdadero paraíso sobre la tierra. Todo lo que me había poseído, todas las agonías, desaparecieron como sueños e ilusiones y algo que se podría denominar la verdadera naturaleza se reveló ante mí.” Masanobu Fukuoka, promotor de la agricultura natural.

Si nos preguntaran sobre el tiempo diríamos que pasa demasiado rápido, que a menudo sentimos el estrés de ver cómo se nos escapa, como, al llegar al final del día, no hemos logrado hacer todo lo que habíamos planificado.
Esto no ha sido siempre así. En las sociedades antiguas, básicamente agrícolas, concebían el tiempo como una repetición constante, como el retorno circular de lo que ya había ocurrido anteriormente. El pasado volvía y el futuro, en cierta medida, era conocido. De ahí la importancia del conocimiento de las abuelas y los abuelos para aconsejar en la toma de decisiones. Eran sociedades que tenían una fuerte conexión con la naturaleza. La sucesión de los ciclos naturales, que se repiten incesantemente, marcaban un ritmo invariable e inalterable. No había posibilidad de acelerar el tiempo, ni de exprimirlo, ni de ahorrarlo. Las mujeres y los hombres, al igual que la naturaleza, estaban al servicio de las condiciones atmosféricas, de las estaciones del año y los ciclos lunares. Había un tiempo de trabajo duro y constante y un tiempo de descanso y vida social.
Al trabajar la tierra, plantar un huerto, hacer crecer un bosque, huimos del tiempo lineal, sincronizado y también escaso de la vida cotidiana para experimentar con los ciclos, comprender las pautas de la repetición y sumergirnos en otra concepción temporal.
El bosque nos invita a bailar al ritmo de la naturaleza, que es un ritmo paciente e hipnótico, como el de los derviches giratorios. Esto nos permite relajarnos y vivir más el presente.
Aprender, pero también desaprender.
Hacer, pero también deshacer.
Diluirse y expandirse, entender que ya no somos una parte, sino un todo coherente y orgánico con el entorno.
Y que en realidad no estamos sembrando semillas para hacer crecer plantas sino para hacernos crecer a nosotros mismos.

2020-03-02T13:52:46+00:00 marzo 2nd, 2020|

MU O EL NO HACER NADA

Masanobu Fukukoa es un campesino japonés, poeta, intelectual, filósofo, revolucionario y, sobre todo, sabio. Lleva setenta años cerca de la naturaleza preguntándole quienes somos y quienes debemos ser en el futuro. Es el creador de la agricultura natural y de las “nendo dago”, las bolitas de arcilla que aprendimos a hacer en el taller de semillas durante la Fiesta del Almendro, con las que quiere convertir desiertos en bosques.

La idea que sigue Masanobu es simple: no hay nada que exista en este mundo, por lo tanto sigue la filosofía del NADA MU, o del no hacer nada. Según él ni siquiera el conocimiento es útil. “Si utilizas el pensamiento para separar el rojo del negro, has aprendido a separar el rojo del negro, pero nada sobre el rojo o el negro.” Así que lo único que hay que hacer con uno mismo para “reverdecer” es simple: semillas y arcilla. Y lo mismo con la tierra. El hombre moderno, para obtener comida y agua, intenta controlar la tierra y en este controlar es cuando se produce la destrucción. El ser humano cree que conoce la naturaleza pero lo único que ha hecho es dividirla. El problema se resuelve mirando el todo. Cuando se destruye la vegetación, se reduce el oxígeno y el oxígeno es lo que nos permite cantar y estar felices. La mejor manera de recuperar la alegría es tirar bolitas de arcilla. Al hacer una bolita de arcilla, según Masanobu, lo que metes dentro no es sólo una semilla sino tu alma, y al lanzarla, no es solo tu mano sino la mano de un Dios.

Así que el viernes, en el bosque, no sólo nos disfrazamos de Dioses. Fuimos Dioses.

2020-03-02T13:47:07+00:00 marzo 2nd, 2020|

LA FIESTA DEL ALMENDRO EN FLOR

«Que caigan las hojas secas,
que nazcan las flores blancas… «
José Hierro

El viernes 21 de febrero tendrá lugar la ya tradicional Fiesta del Almendro en Flor. Celebraremos que, durante estas fechas, los campos se visten de fiesta y los almendros se embellecen con sus mejores galas pintando el paisaje de un blanco luminoso.

Este año tenemos, además, otro buen motivo para celebrar en comunidad: entre todos haremos que el bosque sea realmente un bosque.

Por eso la temática de disfraces de este año será el bosque y los seres que lo habitan, y cada ciclo irá vestido con un tema relacionado:

Infantil: duendes, hadas y seres mágicos del bosque
Primer Ciclo: enanitos del bosque
Segundo Ciclo: animales del bosque
Tercer Ciclo: Dioses del Olimpo

Recomendaciones:
-Los disfraces se realizan en casa, no se trata de comprarlos sino de dedicar un tiempo conjunto a confeccionarlos.
-Deben ser sencillos y cómodos, ya que caminaremos como cada viernes a pie desde la escuela y deben permitir la libertad del juego en el exterior.
-También hay que tener en cuenta que a las 8.30h todavía hace frío.

Horario:

8:30h: Encuentro del alumnado en la escuela. Desde allí irán caminando hasta el bosque.
Llevar: desayuno, agua, zapatos adecuados para caminar, muda completa de repuesto (calcetines incluidos).

12h: Encuentro de familias en el bosque. Os invitamos a venir disfrazados para compartir este momento en comunidad.
Talleres familiares:
_Dibujo del natural: ¿como te imaginas el bosque?
_Taller de semillas
Llevar: herramientas de jardinería, semillas, comida para compartir que cumpla con los principios de la escuela.

13:30h: Comida compartida
Las familias que no os quedáis a comer, podéis recoger vuestras hijas e hijos en el bosque a esta hora.

Ubicación aquí>

2020-02-12T17:23:27+00:00 febrero 12th, 2020|

REGALOS DE LA NATURALEZA

A menudo iba solo. A veces, perdido en el asombro, me adentraba bien profundo en los bosques, y me imaginaba que era Mowgli, el personaje de Rudyard Kipling, el niño criado por los lobos, así que me quitaba casi toda la ropa para la subida. Si subía hasta la altura suficiente, las ramas se hacían más finas hasta el punto de que, si soplaba el viento, el mundo se inclinaba hacia abajo y luego hacia arriba. Daba miedo y resultaba maravilloso rendirse al poder del viento. Mis sentidos se llenaban con la sensación de caer, de subir, de columpiarse; en torno a mí las hojas se partían como dedos y el viento llegaba en suspiros y en roncos susurros. El viento también traía olores, y el propio árbol desde luego soltaba sus perfumes más rápido cuando soplaban las ráfagas. Por último, quedaba solo el viento que se movía entre todas las cosas.
Ahora, cuando los días de subirme a los árboles pasaron hace mucho, pienso a menudo en el valor duradero de aquellos primeros días de dulce vagancia. He llegado a apreciar la amplia vista que ofrecían las copas de aquellos árboles. La naturaleza me calmaba, me centraba y al tiempo excitaba mis sentidos.
Los últimos niños en el bosque. Richard Louv.

2020-01-13T12:54:07+00:00 enero 13th, 2020|

ABRAZAR EL SOLSTICIO

Durante estas fechas, el reino animal y la naturaleza que nos rodea empiezan la época de hibernación. Los cuerpos agotados buscan el calor, la oscuridad y el silencio. Los árboles pierden sus hojas. Los bosques se quedan en silencio. Es un tiempo para descender y descansar, para asimilar, desde la calma y la quietud, todo lo que ha sucedido durante este año que termina. Pero, ¿qué pasa a nuestro alrededor? Luces, ruido, tráfico, consumo… Parece que nos quieran arrastrar hacia el lugar contrario al que nos pide el cuerpo. Regalémonos entonces volver a abrazar el sentido del solsticio. Dejémonos llevar por esta tendencia natural que nos empuja a ir hacia adentro, como hacen todas las criaturas. El frío sólo es amargo si estamos lejos del calor de nuestros hogares. Si seguimos el camino suave y tranquilo hacia nuestro interior veremos como el invierno, de hecho, es amable ya que nos permite entrar en la oscuridad de nosotros mismos, escuchando, aceptando y amando.
El invierno elimina las distracciones, el ruido y nos presenta el momento perfecto para descansar y retirarnos. Después recomenzará todo otra vez con el nuevo año, y como una semilla plantada en las profundidades de la tierra, nos alzaremos con energías renovadas una vez más para correr, reír y bailar bajo la luz del sol.
Disfrutad del invierno y feliz adviento a todas y todos.

2019-12-15T15:56:37+00:00 diciembre 13th, 2019|

LA FIESTA DEL OTOÑO 2019

La Fiesta de Otoño es una celebración que nos conecta con la época actual y nos hace más conscientes del cambio progresivo del ritmo estacional. Los días son más cortos, la noche se alarga, la luz y el calor del verano van desapareciendo lentamente y tenemos que buscarlos en nuestro interior. Los faroles que confeccionamos durante estos días en la escuela simbolizan la luz interior que nos guía, que nos ilumina el camino y que da calidez a nuestros corazones, invitándonos al recogimiento, al silencio, a la introspección.

2019-11-11T09:41:22+00:00 noviembre 11th, 2019|

EXCURSIÓ DIVENDRES 14 DE JUNY

Alumnat infantil, primer i segon cicle de primària:

Can Arabí
Trobada i recollida:
Camí de Bellveure, km 1.2, Binissalem

Veure mapa>

Horari: 8:30-13:30 h

Portar: berenar, aigua, roba i sabates adequades, muda completa de recanvi.

Els altres grups participaran en els tallers de teatre a l’escola.
Horari: 8:30-13:30 h
Portar berenar i aigua.

2019-06-10T07:13:22+00:00 junio 10th, 2019|

LA TRAVESÍA

Como viene siendo tradición, el alumnado de la sexta clase al finalizar su etapa de educación primaria cierra el ciclo y se prepara para los profundos cambios que le esperan con una travesía por la Tramuntana. Este año acompañad@s por las veteranas que cursaron sexto el año pasado.

Durante mucho tiempo esperan con emoción esta aventura, que llega en el preciso momento en el que están preparad@s. Es algo así como una prueba de madurez, donde se dan cuenta a cada paso montaña arriba y sintiendo el peso de la mochila, de su valor, voluntad, fortaleza, resistencia, camaradería… Esa pesada mochila del principio -ya que llevan lo necesario para tres días de frugal alimento y austero descanso bajo las sagradas estrellas y brillante luna- va pesando cada vez menos a medida que van hallando sus propios recursos para seguir adelante, con alegría y orgullo de si mismos…

Cada sombra para descansar, fuente donde beber y poza donde refrescarse se fijará en sus excelsas memorias como un bello recuerdo para toda la vida.
De parte de todo el equipo de Sa Llavor y en particular de Irene y Eduardo os queremos dar la enhorabuena. Gracias por vuestra compañía, determinación y alegría.

Giulia: “Para mi las acampadas siempre son únicas e inolvidables. También estoy triste porque ya se acaban, por eso nunca me olvidaré de esta. También me ha gustado mucho compartir la experiencia con l@s de mi antigua clase.”

Lila: “La acampada ha sido muy divertida y me lo he pasado muy bien, aunque a veces no tanto. He conseguido subir el Puig d´Ofre. También me ha gustado estar con l@s chic@s de 6º EP.”

Sienna: “Me ha gustado mucho la travesía. Me ha dado la oportunidad de interactuar un poco más con 6º EP. Me lo he pasado muy bien.”

Camille: “Aunque me he cansado en la acampada, me ha gustado mucho. Es muy guay y me lo he pasado bien. Ha sido difícil y aún así me ha gustado, ahora las de los viernes me parecerán fáciles.”

Lea: “En la acampada me lo he pasado muy bien. Las noches fueron frías y ruidosas, sobre todo la última. Aún así me ha gustado mucho. Me han gustado también las historias por la noche y me lo he pasado bomba con tod@s mis compañeros. Quería daros las gracias.”

Nil: “Esta acampada ha sido muy divertida aunque también me cansó un poco. Me lo pasé muy bien con mis amig@s. Cada día me cansaba menos y me lo pasaba mejor.”

José: “Creo que ha sido la mejor experiencia que he compartido con mis compañer@s. Ha habido momentos duros, luminosos y de miedo. Ha sido cansado pero al final tod@s hemos podido llegar a la meta. He aprendido que a veces mis demonios pueden ser mis ángeles. Gracias por el apoyo de l@s maestros, su ejemplo y su amor por la naturaleza”.

Samuel: “Hacer esta travesía fue una gran experiencia. Ha sido muy divertido, sobre todo las noches. Tuvimos que caminar mucho con una mochila muy pesada. El primer día fue el más pesado, pero no fue para tanto.”

Eolá Aristóteles: “Fue muy divertido. Aunque el primer día fue duro, lo demás fueron más fáciles y divertidos. Quería dar las gracias por todo. Yo la repetiría.”

Alan: “La sensación de dormir fuera de casa ha sido especial. Me ha encantado ver animales, cabras y una marta incluidos.”

2019-05-27T09:45:51+00:00 mayo 27th, 2019|