EL INVIERNO

“Llueve, Platero. Llueve. Y las últimas flores que el otoño dejó obstinadamente prendidas a sus ramas exangües, se cargan de diamantes. En cada diamante, un cielo, un palacio de cristal, un Dios. Mira esta rosa; tiene dentro otra rosa de agua, y al sacudirla, ¿ves?, se le cae la nueva flor brillante, como su alma.

El agua debe ser tan alegre como el sol. Mira, si no, cuál corren felices los niños, bajo ella, recios y colorados, al aire las piernas. Ve cómo los gorriones se entran todos, en bullanguero bando súbito, en la yedra, en la escuela.

Llueve. Es día de contemplaciones.”

Platero y yo. Juan Ramón Jiménez

2019-01-11T15:55:50+00:00 gener 10th, 2019|