DEL INDIVIDUALISMO A LA COLECTIVIDAD

El espacio del bosque es también un tiempo donde aprender a compartir. Desde principios de curso, las niñas y los niños empezaron a construir cabañas en el bosque y, con la primavera, han empezado a hacer pequeños huertos de manera espontánea sembrando semillas que llevaban de casa: ajo, semillas de manzana, cebollas, …. Aprovechando estas ganas de cultivar, durante el Proyecto Bosque se ha ideado un espacio de huerto y jardín compartido donde todos puedan hacer crecer desde semillas llevadas de casa a pequeñas plantas. La idea es que pasen de este concepto más privado a lo comunitario y compartido. Así, durante la última jornada, se sembró borraja, Caléndula Oficialis y semillas de calabaza. La idea no es tener un huerto de donde sacar verduras comestibles sino un lugar donde aprender a cuidar de las plantas que servirán más tarde como materia orgánica para enriquecer la tierra, donde puedan trabajar de manera cooperativa y generar un hábito entre ellos para aprender a gestionar el uso comunitario del espacio.

2021-04-27T11:33:24+00:00 abril 27th, 2021|

VOLUNTARIADO

El sábado 24 de abril vivimos una jornada de voluntariado dentro del Proyecto Bosque. Gracias a las familias que vinieron y a su labor, podremos disfrutar de sombra en el bosque. Se instaló por un lado una vela blanca, donación de una familia de la escuela, y por otro una tela de malla de color verde que se cosió con agujas de llata. También se aprovechó para comenzar con la reparación del muro de piedra. Fue una mañana distendida donde los niños y las niñas aprovecharon para disfrutar de este espacio en la naturaleza y las familias compartieron sus ideas y aportaciones. Esperamos que con el buen tiempo las jornadas se puedan ir repitiendo y que la participación se vaya haciendo más numerosa.

2021-04-27T11:21:07+00:00 abril 27th, 2021|

MACERANDO ACEITE DE CALÉNDULA SILVESTRE

Dentro del área de las ciencias naturales, los alumnos de Segundo y Tercer Ciclo de la escuela han participado en una actividad del Proyecto Bosque donde han tenido que hacer de auténticos alquimistas de la naturaleza. Primero han recolectado las flores amarillas de Calendula arvensis, Caléndula silvestre, que han empezado a florecer tapizando el bosque. Las han puesto todas en sus tarros de cristal y, a continuación, han vertido el aceite ecológico que habían traído de casa – aceite de oliva, aceite de sésamo, aceite de jojoba, aceite de avellanas, … -. A continuación han sacudido el tarro arriba y abajo macerando bien la mezcla.
Una vez en casa, las niñas y los niños deberán dejar el bote en el alféizar de la ventana, lejos del sol directo, y cada día darle una vuelta, dejándolo alternativamente con la tapa hacia arriba o con la tapa hacia abajo, para que todas las flores se impregnen de aceite. Al cabo de cuarenta días ya podrán colar su contenido, tirar las flores y guardar el aceite en un lugar protegido de la luz.
El aceite de Caléndula, nos ha contado Pau, tiene muchas propiedades beneficiosas para la piel, ayuda a curar quemaduras, heridas, es cicatrizante, hidratante, calmante y suavizante.

2021-03-26T09:06:11+00:00 marzo 22nd, 2021|